alumnos tdah

Todo lo que los profesores necesitan para atender a un alumno con TDAH (3/4)

Todo lo que los profesores necesitan para atender a un alumno con TDAH (3/4)
5 (100%) 1 voto

Consigue que los profesores de tu hijo con TDAH aprendan a ayudarle en lo que necesite. No lo dejes pasar

 

Imagina que no tuvieras que discutir con los profesores ni contarles todos los años lo mismo a cada uno de ellos. Trabajemos juntos para lograr formar y concienciar a todos los profesionales de la educación y la sanidad

Después de las dos primeras entregas de la entrevista que Paloma Gonzalez de Poppies me ha realizado, Por fin llega la tan solicitada tercera entrega.

Por si aún no sabes de lo que va la historia, te resumo

Paloma es profesora de inglés y ayuda a compañeros a preparara oposiciones en su blog. Cuando nos conocimos, me comentó que muchos de sus alumnos le hacen preguntas sobre el TDAH. Hay mucha falta de conocimiento sobre el tema en el mundo educativo. Así que le interesaba mucho poder aprender más sobre el tema.

De esa situación surgió la idea de realizarme una entrevista son las preguntas que habitualmente le hacían sus alumnos. La cosa fue creciendo tanto que cuando empecé a contestar todas sus preguntas, aquello tenía miles de palabras. Como solución se nos ocurrió que sería mejor dividirla en varias entregas. Ella las publica en su blog en inglés para sus alumnos y yo en español en el mío para todos vosotros

Puedes ver las entregas anteriores en los siguientes enlaces

También puedes ver las versiones en inglés en el blog de Paloma, Poppies

¿Cómo pueden los profesores identificar un caso de TDAH?

Algunos de estos problemas se detectan en las escuelas o institutos y, una vez diagnosticado, son tratados por expertos. Pero los profesores tratan cada día con alumnos que tienen una falta absoluta de motivación en lo referente a la educación formal.

¿Cómo es posible distinguir entre los alumnos que no tienen motivación y los que realmente sufren trastornos de atención?

Esa pregunta no es nada fácil de responder, especialmente en la adolescencia. Tampoco hay varitas mágicas que nos permitan diferenciar una situación de otra a las primeras de cambio

El aspecto fundamental a tener en cuenta cuando me haces esta pregunta es la necesidad de detección precoz del TDAH. Insisto mucho en informar y formar a los maestros y a los profesores porque juegan un papel fundamental en el proceso educativo y de aprendizaje de nuestros hijos

La naturaleza es bastante sabia. Con esto quiero decir, que la evolución normal de un niño es recorrer el camino habitual desde el nacimiento hasta la madurez.

  • De esta forma, un niño que no tenga ningún problema relevante, evoluciona dentro de unos límites estándar.
  • Tendrá un comportamiento bueno, estudiará, irá aprendiendo, se irá relacionando… sin que haya nada que llame especialmente la atención.

En cambio, cuando hay algún problema que altera, dificulta o limita las capacidades de un niño, este responde con una evolución anormal en su desarrollo. De entrada, ningún niño tiene por qué ser un chico desmotivado, negativo, dejado ni en los estudios ni en otros aspectos de la vida.

Lo habitual es que los niños tengan interés por aprender, por ganar en habilidades, competencias, conocimientos…

Quieren ir haciéndose mayores y para ello deben ir adquiriendo poco a poco todos estos procesos de aprendizaje a costa de un esfuerzo razonable, progresivo y creciente pero no desproporcionado.

En el caso de los chicos con TDAH, la situación se complica. Aún siendo bastante listos e incluso teniendo muchos de ellos una inteligencia por encima de la media, tienen que hacer un esfuerzo considerablemente más importante que los demás chicos de su edad para alcanzar los mismo objetivos

Su evolución madurativa cerebral está retrasada entre 3 y 5 años en las regiones que regulan el control de la atención, el movimiento y los impulsos.

  • Esto supone que un niño de  años con TDAH tenderá a comportarse como uno 5 en estos aspectos.
  • Además, para conseguir comportarse y rendir como un niño de su edad, tiene que hacer un sobresfuerzo que no siempre consigue alcanzar.
  • Cuando esto se da en el continuo del día a día y en todas las facetas de la vida que se le exigen a un niño, llega el momento en el que de tanto intentarlo sin resultados, el chico se acaba dando por vencido.
  • Además, en ese proceso, sufre de importantes problemas de ansiedad, inseguridad y al final, de baja autoestima.

Por todo esto insisto tanto en que cuando un profesor, del nivel que sea, se encuentra ante un chico con  problemas de aprendizaje, actitud, desmotivación… se plantee está posibilidad. Esto es especialmente significativo e importante en los primeros cursos de primaria e incluso en infantil.

Lo que veo en la educación infantil

En muchos casos, los maestros de educación infantil tienen dificultades para manejar la conducta de algunos chicos.

  • Dicen que van a su bola, que no atienden y que no tienen manera de que se estén sentados y participen en la asamblea.
  • Esto ya es un dato más que significativo para avisar a los padres. Por lo menos para que estén alertas.
  • De hecho, hay muchos chicos con TDAH que ya a esta edad muestran este tipo de síntomas. Esto le dificulta la relación con sus iguales pero también el aprendizaje de aspectos tan básicos como las letras, los números…
  • Muchos de ellos empiezan la primaria ya en desventaja

En casos extremos me veo ante la necesidad de tener que iniciar tratamiento farmacológicos en niños preescolares debido a la importante intensidad de los síntomas de hiperactividad e impulsividad. A veces son un riesgo para sí mismos porque no ven el peligro y otras veces para sus compañeros porque son agresivos. Mira lo que ya he escrito sobre El tratamiento del TDAH en los niños pequeños.

En la educación primaria también me encuentro con una situación similar.

Aquí debemos también tener en cuenta la existencia de otros factores que influyen en el rendimiento final de un chico con TDAH en la escuela.

  • No es lo mismo que hay un predominio de déficit de atención que de hiperactividad o de impulsividad.
  • Igualmente, también es un factor importante el coeficiente intelectual

En función del equilibrio entre las capacidades de un chico (coeficiente) y las dificultades que se encuentre (TDAH) los problemas de rendimiento pueden darse antes o después en su evolución académica.

TDAH moderado y Altas Capacidades Intelectuales

Un chico con un TDAH moderado pero con un elevado coeficiente intelectual puede que no tenga problemas de resultados en la escuela mientras la exigencia de los cursos sea medio baja.

  • De hecho, mientras no se supere el nivel de exigencia que au atención es capaz de alcanzar, los resultados serán buenos o muy buenos.
  • Además, tampoco necesitará mucho esfuerzo ni mucho tiempo.
  • A la larga se acostumbra a sacar buenos resultados con poco esfuerzo. Esto, que puede resultar positivo de entrada, tiene un problema.
  • Cuando el nivel de exigencia sube y su atención no es capaz de alcanzar el nivel de exigencia requerido, se produce el colapso.
  • Colapso brusco porque en ese tiempo, no ha habido un adecuado aprendizaje y desarrollo de funciones básicas como la planificación, la organización, técnicas de estudio… el chico de repente se encuentra con que el nivel de esfuerzo que necesita para alcanzar los resultados es altísimo.
  • Además, esos resultados no son tan buenos como antes, como el esperaba. Incluso puede que llegue algún suspenso.
  • El resultado final es que muchos de ellos asumen que no son capaces de seguir estudiando porque es “muy difícil”.
  • Si se hubiese detectado a tiempo ese caso, se habría estado trabajando durante todos esos años para que esto no llegara a pasar.
  • Una vez que ya ha pasado, es cuando te encuentras al chico desmotivado y deseando dejar los estudios. Me temo que en ese momento, ya no hay mucha solución para estos caso
TDAH moderado con una inteligencia media (normal)

La opción más frecuente es la de un chico con un TDAH moderado y un coeficiente normal. La evolución de estos casos es más previsible.

  • Conforme va aumentando la exigencia de los cursos, el rendimiento va bajando progresivamente.
  • La necesidad de apoyo cada vez es mayor.
  • Hay chicos con más intención de trabajar y otros con menos según el perfil del TDAH pero generalmente estos casos llegan a una edad más o menos pronta a la consulta y se puede manejar de forma sarisfactoria.
Cuando llegan al instituto se complica el tema

En la educación secundaria pasa algo similar y nos encontramos con casos extremos.

Por u lado tenemos a los trabajadores
  • Hay chicos que son unos trabajadores natos pero con unos resultados medios o incluso mediocres pero que no se dan por vencidos y siguen trabajando.
  • Estos son unos incomprendidos por los profesores.
  • Sus padres trabajan mucho, ellos también, pero la sensación de los profesores es que no trabajan, son flojos…
Por otro lado tenemos a los abandonados

Por otro lado tenemos casos de preadolescentes que directamente llegan a darse completamente por vencidos y al final lo que quieren es dejar los estudios.

  • Se pasan el día molestando en clase, dando la lata a los profesores, no trabajan para nada.. Y a esos ya, poco ayuda les podemos dar.
¿Qué pasa después de la ESO?

Después de acabar la educación obligatoria llega el bachillerato, la formación profesional, la Universidad. La situación en estos ámbitos es la misma que la anterior

A todo esto se añade la falta de conocimiento y concienciación del profesorado de los cursos más avanzados. Si ya en infantil o primaria es complejo que los profesores conozcan el tema o “se lo crean”, te puedes imaginar como le suena a un profesor de ESO, Bachillerato o Universidad, que un alumno suyo suspenda porque tiene un déficit de atención. Que se olvide de entrar los trabajos y cosas similares.

En resumen

El resumen final de esta pregunta es que cuando te encuentras al niño desmotivado, rendido y sin ganas ni intención ninguna de trabajar, puede que haya un TDAH de base u otro tipo de problema, pero seguro que algún problema hay.

Si se hubiese detectado e intervenido a tiempo, seguro que se podría haber evitado y en el caso del TDAH, la detección es una garantía de empezar el camino hacia la solución al problema

Hay que seguir trabajando para informar, formar y concienciar a los educadores de todas las etapas para que estén alerta ante estos signos de sospecha e informen a los padres con la mayor antelación posible

¿Hay alguna edad en la que sea más fiable diagnosticar este tipo de trastorno?

Es importante tener claro, que como ya he dicho, este es un trastorno genético que se hereda. Esto supone que los síntomas pueden empezar desde los primeros años.

El problema es que cuanto menor es la edad, más difícil es de diferenciar de un comportamiento normal o de otros trastornos. De hecho, los síntomas de los primeros años, antes de los 6, pueden dificultar el diagnóstico diferencial con los trastornos del espectro autista.

En los pequeños es difícil de diferenciar del Autismo

El TDAH hace que no se centren y esto hace que no miren a la cara, no estén pendiente de ti o de la sensación de que no escuchen. Tienen problemas en el desarrollo del lenguaje y son muy nerviosos. Esto le limita sus capacidades sociales y su aprendizaje general. Antes de los 6 años, los síntomas de TDAH y de TEA se solapan en un 30% de los casos.

En estas situaciones hay que hilar muy fino y ser muy precavido antes de dar un diagnóstico. Las repercusiones de tener un hijo con TEA pueden ser muchísimo más graves que las de un TDAH así que no podemos ser demasiado ligeros a la hora de dar una valoración. Comprueba todo esto en profundidad en mi artículo sobre La realidad sobre el TDAH y el Autismo

En los adultos se confunde con la depresión, la ansiedad…

También es importante tener en cuenta, que el paso del tiempo va complicando progresivamente la situación del chico que lo padece y en la adolescencia o en la edad adulta, puede haber tantas situaciones entremezcladas que hagan muy dificl o casi imposible distinguir y detectar el trastorno. De hecho, la mayoría de los adultos con TDAH están sin diagnosticar.

De esta forma, el periodo ventana donde podemos detectar y diagnosticar el TDAH con mayor facilidad es en el periodo escolar, entre los 6 y los 14 años.

Es cuando los sintomas son más evidentes por las dificultades escolares, sociales… pero sin que hayan llegado a aparecer comorbiidades o complicaciones por la evolución a largo plazo.

  • Incluso dentro de ese rango de edad, es mucho más fácil realizar el diagnostico o al menos la sospecha en la escuela cuando los sintomas que predominan son los de Hiperactividad o impulsividad. Un niño así da la lata en clase desde el principio y el profesor lo puede detectar con más facilidad,
  • En cambio, cuando lo que predomina es el déficit de atención, podemos tener retrasos diagnósticos ticos que alcanzan los 6-7 años y que el chico llegue con 13, 14 o 17 años.

Entendemos que hay distintos tipos de TDAH

¿Hay conexión entre los distintos tipos y la agrafia? ¿Cómo podemos distinguir entre alumnos que realmente tienen TDA y los que simplemente escriben mal o cometen faltas de ortografía? ¿O es esto último una indicación de dichos trastornos?

Efectivamente, los problemas de escritura son muy frecuentes en los chicos con TDAH.

La verdad es que un chico con un trastorno específico de la escritura puede ser muy difícil de diferenciar de un chico con TDAH. Tal vez la forma más sencilla de hacerlo es comprobando si hay algún otro problema aparte de la escritura. Si tiene TDAH va a tener otras dificultades habitualmente.

Es muy frecuente que vengan a la consulta familias refiriendo que su hijo tiene dislexia.

  • Lee mal, comete errores al escribir…

La mayoría de las veces resulta que al acabar la sesión, las pruebas dicen que hay un déficit de atención importante.

Al hablar con los padres siempre les pregunto.

Si vuestro hijo no presta atención al leer o al escribir, ¿Cómo podemos saber si sus errores se deben al TDAH o a la dislexia?

Esto solo se puede averiguar viendo como está la situación después de poner el tratamiento y de conseguir hacer desaparecer esos síntomas del TDAH

Deja de perder el tiempo y el dinero

Exactamente por eso, estoy en contra de las mega-evaluaciones psicopedagógicas para estudiar a un chico con problemas de aprendizaje.

  • Primero averigua si tiene TDAH o no.
  • Luego ya podrás saber como actuar.

Hacerlo de otro modo es perder el tiempo y el dinero, pero me temo que para esto tenemos que cambiar aún muchas cosas en las escuelas y en los gabinetes.

Debería ser como la evaluación visual o auditiva, una de las primeras cosas a descartar en todo trastorno del aprendizaje.

A este respecto, lo que digo para la escritura sirve perfectamente para el área de la lectura y las matemáticas. Son diferentes repercusiones del TDAH que puede simula otras alteraciones.

Aun no se ha acabado la entrevista

En la ultima entrega de la serie nos centraremos en Cómo pueden ayudarles en clase. No te lo pierdas. Suscríbete al blog y te avisaré en cuanto esté listo

Si te ha parecido interesante, compártelo en tu muro de facebook y e todos los grupos de Facebook sobre TDAH donde participes. Muchas otras madres te lo agradecerán infinitamente. Ayúdalas.

Artículos relacionados

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

8683

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de epilepsia, dolor de cabeza o problemas de sueño?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8680

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de maduración y/o desarrollo?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8686

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de conducta y/o aprendizaje?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.