Síndrome de Asperger

Síndrome de Asperger. Guía básica para padres y profesionales

El Síndrome de Asperger es uno de los trastornos menos conocidos del espectro autista y, sin embargo, muy común entre niños de 7 a 16 años.

Síndrome de Asperger

Los niños con Síndrome de Asperger tienen una apariencia y una inteligencia normal, lo que ha generado en numerosas ocasiones prejuicios contra ellos. Debido al problema que presentan a la hora de relacionarse con otros niños y con los adultos pueden llegar a sufrir discriminación por parte de estos.

Aunque este trastorno tiene muchos puntos en común con el autismo de alto rendimiento (o alto funcionamiento) lo cierto es que son más los aspectos diferenciadores, por lo que debemos considerarlos trastornos independientes. Al fin y al cabo, es una variante del Autismo y está dentro de los Trastornos del Espectro Autista. Es un problema de maduración y desarrollo

¿En qué consiste exactamente el síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger supone un trastorno de desarrollo que lleva asociada una alteración neurobiológica. Las personas que están afectadas por este síndrome pueden tener una inteligencia, en ocasiones, superior a la media de la población. Sin embargo, sus habilidades sociales son menores y el estilo cognitivo diferente al resto.

Se encuadra dentro de los trastornos que se asocian al desarrollo de la persona y tiene una serie de características propias que permiten su identificación. Así, es frecuente que los niños con Asperger manifiesten poco o nulo interés por determinados temas y, en cambio, lleguen a presentar una preocupación obsesiva por otros. Muestran rutinas repetitivas y un comportamiento social a veces inadecuado.

Ante la aparición de los primeros síntomas es fundamental el diagnóstico para poder empezar a trabajar con ellos cuanto antes y minimizar los efectos del trastorno.

¿Cuáles son las causas del síndrome de Asperger?

Causas de tipo neurobiológico

Las alteraciones neurobiológicas en el desarrollo del niño son uno de los factores determinantes en el desarrollo del trastorno. Según diversos estudios más del 20 % de los casos estudiados presenta macrocefalia junto con diferentes anomalías: un menor número de células de Purkinje, displasia en la oliva y el tronco encefálico, neuronas más pequeñas del sistema límbico y disgénesis cortical.

Estos estudios también han determinado diferencias bioquímicas en las estructuras del cerebro de niños con síndrome de Asperger. Estas diferencias afectan a determinados aspectos del funcionamiento del cerebro, especialmente los relacionados con habilidades sociales, desarrollo emocional y comunicación interpersonal.

La herencia genética

En este trastorno neuropsiquiátrico la herencia genética tiene un papel determinante y hasta un 90 % de probabilidades de ser heredado de padres a hijos. Todavía no se han identificado exactamente los genes responsables del síndrome de Asperger aunque la alteración más frecuente es en el cromosoma 15. Sí se sabe que son varias las mutaciones genéticas que intervienen, lo que hace el problema aún más complejo.

El componente medioambiental

Aunque este aspecto todavía es una hipótesis, cada vez son más los científicos convencidos de que el desarrollo cerebral puede alterarse debido a determinadas sustancias medioambientales tóxicas. Uno de los productos bajo sospecha es el timerosal, un tiosalicilato que se puede encontrar en dentífricos, en algunos productos de limpieza y en determinados medicamentos.

Síntomas principales y consecuencias

Dificultad para desarrollar amistades

Los niños con el síndrome de Asperger tienen dificultades para hacer amigos, debido a la falta de habilidad social. No les gusta participar en juegos y actividades de grupo, lo que tiene como consecuencia un aislamiento social a veces mal entendido.

Mutismo ante los extraños

Estas personas son muy selectivas a la hora de hablar con desconocidos. Los niños, por ejemplo, pueden hablar libremente con los miembros de la familia pero ser incapaces de hacerlo en la escuela. Este comportamiento puede tener consecuencias negativas si los profesores y el resto de los compañeros no entienden el problema y no actúan con la empatía necesaria.

No mantienen contacto visual

Una persona con síndrome de Asperger puede tener una seria dificultad para mantener el contacto visual con la persona a la que habla. Esto puede ser mal entendido como falta de veracidad en lo que dice o falta de confianza. En realidad sólo es una forma de esquivar un comportamiento, el contacto visual, que para ellos puede ser incómodo y violento.

Son consideradas personas raras

La dificultad para empatizar les lleva a tener pocas o ningunas amistades, a relacionarse fuera de los cánones establecidos y a comportarse socialmente de forma especial.

Además, tienen intereses específicos y muy determinados, a veces compartidos por muy pocas personas. Pero estas aficiones pueden ser muy apasionantes para ellos, por lo que es fundamental prestar nuestro apoyo emocional a sus proyectos, por insignificantes que sean.

Son personas rutinarias

La rutina les proporciona seguridad y confianza, mientras que las situaciones nuevas pueden ocasionar angustia y terror. Para las personas cercanas esta rutina puede ser estresante y difícil de entender, pero para la persona con Asperger es la manera más segura de manejar la ansiedad.

Cómo hacer el diagnóstico

Diagnosticar un síndrome de Asperger puede ser más complicado que diagnosticar un autismo, ya que son personas sin discapacidad intelectual. Únicamente mediante la observación podremos valorar si las habilidades sociales, la adquisición del lenguaje y la inteligencia son las consideradas normales a una determinada edad.

Un diagnóstico temprano es importante para comenzar un programa que incluya estrategias y terapias psicológicas. Además, es necesario el tratamiento farmacológico y el apoyo escolar para minimizar los síntomas del trastorno.

También debemos plantearnos la frecuente asociación entre el Asperger y el TDAH

La terapia y el tratamiento

El tratamiento debe hacerse en función de las características de la persona, según sus habilidades y su propio funcionamiento intelectual. Además, es importante que las diferentes terapias se implementen en todos los entornos: familia, colegio, pandilla y con la implicación de todos los que estén a su alrededor. Es fundamental fomentar las relaciones sociales.

De esta forma los tratamientos han de ser individualizados y se diseñarán incluyendo técnicas y actividades dirigidas a mejorar determinadas conductas. Trabajar con los niños la expresión facial y corporal o la comunicación con personas extrañas son algunas de las terapias que se incluyen en los programas.

Podemos concluir diciendo que los niños y los adultos con síndrome de asperger no son personas que requieran un trato diferente (y mucho menos discriminatorio). Aunque tengan cierta dificultad para las relaciones sociales suelen ser personas con inteligencia normal y que con el apoyo familiar y social adecuado tendrán una calidad de vida a la altura de cualquier persona.

Por último, la alimentación también puede jugar un papel importante. Concretamente, los omega 3 pueden ser de ayuda en determinados casos

Quiero acabar con la recomendación de un libro

Y tú, ¿Te sientes abrumado ante una persona con síndrome de Asperger? ¿Te resulta difícil aceptar sus dificultades?

Artículos relacionados

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
elneuropediatra@gmail.com

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica |Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

8683

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de epilepsia, dolor de cabeza o problemas de sueño?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en recepcionista@elneuropediatra.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8686

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de conducta y/o aprendizaje?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en recepcionista@elneuropediatra.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8680

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de maduración y/o desarrollo?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en recepcionista@elneuropediatra.com. Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.