10 mitos sobre el Síndrome de Asperger

4.9/5 - (41 votos)

¿Eres de los que está absolutamente convencido de que el Síndrome de Asperger no es un trastorno ni una enfermedad, sino una condición? Pues entonces también serás de los que crees que tener un hijo con altas capacidades es una bendición, ¿No? ¿Qué qué tiene que ver una cosa con la otra? Pues nada, salvo que las dos son mentira. 

Sí, lo siento, pero estás equivocado. Conoce los 10 mitos sobre el Síndrome de Asperger que te cuento a continuación.

Ya sé que no es lo políticamente correcto, pero mi labor, como experto en desarrollo neurológico a lo largo de la vida, no es decirte lo que quieres oír. Se trata de contarte la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Así sabrás a qué atenerte cuando te encuentres delante de tu hijo, o de un espejo, y te pares a pensar en la vida, en el presente y en el futuro.

En este artículo te voy a hablar sobre los 10 falsos mitos más importantes sobre el Síndrome de Asperger. Así de una vez por todas, te vas a quitar de la mente muchas ideas preconcebidas, pero equivocadas, que te pueden dar más de un quebradero de cabeza.

Las principales controversias del Síndrome de Asperger

Error número 1. El Síndrome de Asperger solo afecta a niños

No, me temo que no. El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo neurológico y por lo tanto, su desarrollo tiene comienzo desde el nacimiento

Muchos casos empiezan a mostrar síntomas poco después de año y la gran mayoría se hacen evidentes a partir de los dos o tres años. 

A partir de ahí, en función de la intensidad de los síntomas que presenta cada caso, de sus repercusiones en las diferentes áreas de la vida, y de los tratamientos y terapias desarrollados a lo largo del tiempo, la evolución del proceso puede ser muy variable, pero generalmente, persistente a lo largo del tiempo y hasta la edad adulta.

Esto significa, que la inmensa mayoría de los niños diagnosticados de Síndrome de Asperger siguen presentando características clínicas significativas del mismo a lo largo de toda su vida, independientemente de la edad.

Error número 2. Todos los niños con Síndrome de Asperger empiezan a hablar a la edad normal o incluso, antes de tiempo

Aunque este es uno de los rasgos más característicos, y uno de los que más me llamó la atención cuando empecé a estudiar medicina, me temo que no siempre aparece. 

Cuando está presente, su asociación con el resto de síntomas, hace extremadamente sencillo el diagnóstico, en cambio, su ausencia suele complicarlo bastante. 

Párate a pensar un momento. Imagina un perfil típico de Síndrome de Asperger con una comprensión muy literal de la información tanto verbal como no verbal que recibe, así como con unos intereses particulares y muy específicos, sobre los que tiene un gran conocimiento. 

En muchas ocasiones, se confunde esta situación con un autismo clásico, un autismo de alto funcionamiento, o unas altas capacidades atípicas. 

Error número 3. Las personas con Síndrome de Asperger no se relacionan con los demás

Todo lo contrario. La tendencia natural de base de alguien con Asperger, es la intención social y comunicativa. 

El principal problema lo tienen enfrente. Su conducta, su comportamiento, su forma de expresarse, sus intereses, sus dificultades de interpretación de las convenciones sociales y la comunicación verbal y no verbal suelen generar rechazo.

Las experiencias negativas repetidas, continuadas y poco comprendidas por su parte, son las que generan problemas de adaptación, e integración social, que en muchos casos, los aboca al aislamiento social, ya sea voluntario o involuntario. Es fundamental comprenderlos para tener una buena relación con ellos. 

Error número 4. Las personas con Síndrome de Asperger no tienen empatía ni emociones

De nuevo, todo lo contrario. Tienen tantas emociones y empatía como tú o como yo, pero la forma de entender tus sentimientos, y de responder a ellos ,es diferente, y eso hace que no suelan ser entendidas correctamente, sus conductas y sus respuestas.

Son metódicos, literales, pragmáticos y funcionalistas. Esto significa, que actuarán cuando entiendan lo que te pasa, aunque puede que tengas que explicárselo literalmente. 

También significa, que actuarán según su forma de ver la vida, lo que te puede ayudar mucho, pero también puede no cuadrar con tus expectativas o necesidades.

Recuerda, su cerebro funciona diferente, ni mejor, ni peor, solo diferente, pero esto, puede generar problemas.

Error número 5. Las personas con Síndrome de Asperger tiene problemas de expresión

Al contrario. En general se expresan extraordinariamente bien. Tanto es así, que lo hace de una forma tan correcta en todos los momentos, ambientes y situaciones, que, en muchos momentos, resulta desajustado al contexto.  Esto, no significa que no se expresen bien, sino que el estilo no siempre encaja con lo que se espera en una situación. Por lo tanto, la percepción social puede no resultar correcta por parte del entorno. 

Error número 6. Todas las personas con Síndrome de Asperger son superdotadas

No, y mejor que no lo sean. Ojo, que no lo digo yo porque tenga ningún interés especial en una cosa o la otra, sino porque alrededor de un 30% de las personas con altas capacidades, asocia problemas emocionales, de aprendizaje, conducta, o de relaciones sociales. 

Así que cuando menos nos desviemos de la normalidad neurológica, mejor en todos los sentidos. Lo único que quiero, es evitar más dificultades. Eso sí, sus intereses específicos y restringidos de alta motivación, puede llegar a aparentar una alta capacidad, hasta en casos de normalidad cognitiva. 

Error número 7. Las personas con Síndrome de Asperger son asexuales

No hay absolutamente ninguna relación entre una cosa y la otra. La cuestión es que la diferente comprensión y entendimiento de aspectos socioafectivos, puede generar dificultades en las relaciones sociales, en su conjunto en general y en las relaciones de pareja en particular.

Con una adecuada orientación y apoyo especializado, el desarrollo socioemocional y socio afectivo de una persona con Síndrome de Asperger, incluso en el ámbito sexual, puede resultar completamente satisfactorio, pero cierto es que es un perfil muy particular que hay que gestionar con gran delicadeza, tanto en el hombre como en la mujer.

Error número 8. Las personas con Síndrome de Asperger son agresivas

Ni mucho menos. Ni por datos ni por experiencia. No he tenido en mi consulta ningún paciente con Síndrome de Asperger y conductas violentas. Pueden darse problemas de comprensión y comunicación que generen malentendidos, pero en ningún caso, he vivido esto como una dificultad en ellos, o sus familias.

Error número 9. A las personas con Síndrome de Asperger les gusta la soledad y evitan relacionarse con los demás

Como te he dicho antes, no evitan la interacción social. Solo lo hacen como consecuencia de la repetición de experiencias negativas con repercusión emocional importante. 

Además, lo hacen de una forma lógica y razonada, que si bien puede resultar excesiva e inflexible desde nuestro punto de vista, no deja de estar basada en un razonamiento objetivamente válido.

Error número 10. El Síndrome de Asperger no es una enfermedad

Mira, hay que ser sincero. Yo no soy un buenista que quiere quitarle hierro e importancia a las cosas que realmente la tienen.  El Asperger, como los demás trastornos del desarrollo, es una enfermedad.  La mayoría se deben a algún tipo de alteración genética, que genera un desarrollo anómalo de los circuitos de diferentes áreas del cerebro, que les hace funcionar de forma diferente a la normal. 

Esto se llama enfermedad, nos pongamos como nos pongamos, aunque haya casos tan leves, que puedan ser casi imperceptibles, o muchas personas con Asperger desarrollen una vida completamente normal, e incluso, llegando a desarrollar grandes capacidades en diferentes áreas. 

¿Acaso la miopía no es una enfermedad? Este es el mismo ejemplo que te puse en el video de los mitos sobre el autismo. Lo repito porque creo que no hay otro mejor

Como te decía en él, si seguimos el criterio que defienden algunos para justificar que el autismo no es una enfermedad, estaríamos teóricamente sanos todos salvo los que tengan una infección o un tumor ¿Cierto? Sería absolutamente absurdo.

Dicho esto, esta es una discusión inútil, vacía y esteril, que lo único que hace, es desviar el foco de atención de lo verdaderamente importante. Entender cómo funciona el cerebro de las personas con Asperger, y darles la ayuda que necesitan.

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Comments

comments

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para solucionar tus dudas

El mejor libro sobre TDAH para padres

Formación On Line en TDAH para padres

Si necesitas más información y quieres resolver tus dudas

Acaba con las fobias y la ansiedad con realidad virtual

Categorías

Estamos en MADRESFERA