Tipo de medicación para el TDAH. Características y mecanismo de acción

Tipos de medicación para el TDAH. Características y mecanismo de acción

4.9/5 - (38 votos)

¿Sabes por qué hay varios tipos de medicación para el TDAH y cuáles son? Si tu hijo tiene TDAH y está tomando tratamiento farmacológico sería más que recomendable que estuvieras perfectamente informado de todos los detalles al respecto. Si te lo han recomendado pero aún no lo tienes claro, aún con más motivos. Hoy te hablo sobre medicación para el TDAH. Tipos y mecanismos de actuación.

Hay quien habla de la medicación para el TDAH como si solo existiera una y fuera la misma para todos los casos, pero nada más lejos de la realidad. Hay varios tipos y cada uno tiene una serie de características específicas que lo hace recomendables en unos casos y desaconsejables en otros. ¿Quiéres saber cuáles y por qué? 

En este post te voy a contar cuáles son los dos grupos diferentes de medicaciones que existen para el TDAH, cuáles son sus características, cuándo y cómo debería usarse cada uno y aún más importante, cuándo no son recomendables. 

Tipos de medicación para el TDAH

Para entender de forma muy sencilla por qué hay dos tipos de fármacos para el TDAH debes recordar lo que ya te he explicado en post anteriores. La principal causa del TDAH es la fuga de neurotransmisores en el mecanismo que regula el autocontrol cerebral, concretamente, la dopamina y la adrenalina. ¿Lo recuerdas?

Pues ya lo tenemos todo solucionado porque cada uno de los grupos de medicamentos actúa bloqueando la fuga de uno de estos neurotransmisores. Concretamente, los que bloquean la fuga de la dopamina se conocen como medicamentos psicoestimulantes. Mientras que los que bloquean la fuga de noradrenalina se denominan medicamentos no psicoestimulantes. 

Ahora, no vayas a pensar que esto es así de sencillo. De entrada podría parecer que lo más razonable sería usar una combinación de ambos, pero la cosa es bastante más complicada para los médicos especialistas en TDAH, ¿Por qué? 

Primero: No hay forma de predecir a través de los síntomas o las pruebas cuál es el nivel de fuga de neurotransmisores que tiene cada paciente. 

Segundo: No hay forma de saber el nivel de afectación de cada uno de los dos neurotransmisores en cada caso.

Tercero: Tanto la dopamina como la noradrenalina, lejos de ser sustancias independientes, forman parte de la misma ruta metabólica, lo que quiere decir que los niveles de uno tienen influencia en los niveles del otro. De hecho, la dopamina se convierte directamente en noradrenalina gracias a una única enzima con lo que su relación es muy pero que muy estrecha. Son moléculas casi iguales.

Como puedes imaginar, esto hace que tanto el tipo de tratamiento como la dosis del mismo pueda llegar a ser impredecible o al menos, muy difícil de valorar en muchos casos.

Una vez aclarados estos puntos, vamos a ver las características más relevantes de ambos grupos. 

Medicamentos para el TDAH Psicoestimulantes

Primero. Una alta efectividad que oscila entre el 75 y el 85% de los casos, especialmente en atención e hiperactividad.

Segundo. Un magnífico perfil de seguridad.

Tercer. Una respuesta clínica muy rápida que ronda los siete días pero que en un volumen significativo de casos puede aparecer incluso desde el primer día de la toma.

Cuarto. Una alta predecibilidad. O lo que es lo mismo, es muy fácil predecir cuál va  ser la respuesta de los pacientes después del inicio del tratamiento tanto en intensidad como el inicio del efecto y la duración del mismo a lo largo del día

En general, por estos y otros motivos, los medicamentos de este grupo se consideran los de primera elección por varios motivos. Hay dos tipos, el metilfenidato, cuyas marcas son Rubifén, Medicebran, Equasym, Rubifén Retard, Medikinet, Concerta o Rubicrono y la lisdesanfetamina, cuya marca es Elvanse

Medicamentos para el TDAH No Psicoestimulantes

En el grupo de los medicamentos no psicoestimulantes se encuentran la atomoxetina, cuyas marcas son Strattera y Aramax y la guanfacina de liberación prolongada, cuya marca es Intuniv. Aunque cada uno de ellos tiene un perfil individual muy concreto, hay una serie de aspectos comunes a ambos. 

Primero. Como normal general, el nivel de eficacia de estos fármacos es menor en el nivel de intensidad para la atención pero pueden ser efectivos a un elevado nivel para el resto de síntomas asociados al TDAH. La atomoxetina suele ser bastante efectiva para el control de la hiperactividad y la guanfacina para la impulsividad. 

Segundo. Su inicio de efecto suele ser más lento, especialmente el de la atomoxetina, que sin llegar a las 12 semanas descritas en la ficha técnica, puede requerir de 2 a 3 semanas para mostrar sus mayor intensidad

Tercero. La duración de su efecto a lo largo del día es mayor que la de los psicoestimulantes llegando a las 20 horas en el caso de la atomoxetina e incluso las 24 horas de la guanfacina.

Cuarto. Tienen un perfil de eficacia peculiar y de especial interés para los casos con comorbilidades, que puede llegar a alcanzar el 75% de los casos. La atomoxetina presenta un perfil de interés para los casos que asocian problemas emocionales, ansiedad o incluso depresión. La guanfacina es útil para el control de los tics y las conductas negativistas o desafiantes. 

Por lo demás, y después de explicar estos puntos de interés, quiero remarcar dos detalles importantes:

  • La existencia de varios tipos de medicamentos para el TDAH, de dos grupos y con perfiles clínicos tan diferenciados, nos permite recoger más información sobre la situación clínica de cada casa así como un abordaje clínico del TDAH variable en cada caso en función del perfil clínico, la intensidad de los síntomas o la existencia de situaciones particulares.
  • Es posible y en determinados casos, recomendable, el uso combinado de tratamiento psico y no psicoestimulante, especialmente en aquellas situaciones en las que los síntomas de TDAH no se controlen de forma satisfactoria con estimulantes o los pacientes asocian comorbilidades específicas.

Es mucha información y bastante complicada, lo sé, pero creo que no hay nada mejor para los padres que la información 

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Comments

comments

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para solucionar tus dudas

El mejor libro sobre TDAH para padres

Formación On Line en TDAH para padres

Si necesitas más información y quieres resolver tus dudas

Acaba con las fobias y la ansiedad con realidad virtual

Categorías

Estamos en MADRESFERA