epilepsia infantil

Epilepsia infantil: causas, diagnóstico y consejos

Epilepsia infantil: causas, diagnóstico y consejos
5 (100%) 2 voto[s]

Epilepsia y preocupación son dos cuestiones inevitables en su fase inicial. Déjame que te quite tantos agobios.

La Epilepsias una enfermedad que, de entrada, produce cierto alarmismo en los padres cuando descubren por primera vez que su hijo sufre este trastorno. Un estado de alarma que suele ser consecuencia directa del desconocimiento. En este artículo me gustaría compartir contigo información especializada sobre esta temática.

¿Qué es este trastorno epiléptico?

En primer lugar, me gustaría desterrar el mito falso que vincula esta patología con un problema de salud mental. Esta enfermedad puede diagnosticarse también en la infancia. Este trastorno está vinculado con alguna alteración en la actividad cerebral.

Como consecuencia de esta enfermedad, el paciente sufre crisis en las que experimenta convulsiones físicas. Este trastorno de tipo neurológico afecta a pacientes de cualquier edad y, también, al entorno más cercano. Más allá de los datos generales, cada paciente tiene una historia concreta. Por esta razón, cada caso tiene detalles totalmente personales.

Esta enfermedad produce efectos en el plano emocional, conductual, neurológico y relacional del paciente. Una de las razones por las que considero que es muy importante normalizar el diagnóstico es que, el diagnóstico adecuado, acompañado de un tratamiento positivo y el apoyo del entorno próximo, mejoran de forma notable la calidad de vida del enfermo.

En muchos casos, esta es una enfermedad crónica. Por esta razón, la verdadera resiliencia del paciente reside en aprender a convivir con esta circunstancia.

Cuatro causas habituales de las epilepsias

1. Un problema de alcoholismo marcado por el consumo recurrente puede derivar en un diagnóstico de un tipo de epilepsia alcohólica. En este sentido, el paciente no solo puede sufrir un episodio de estas características como consecuencia del consumo crónico, sino también, en una situación de síndrome de abstinencia. El alcohol produce un daño neurológico.

2. Un tumor cerebral también puede ser un componente que propicie el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, conviene no establecer una relación de causa y efecto entre ambos factores ya que esta patología no es determinante a partir de un tumor. Simplemente, es una variable que conviene evaluar.

3. Epilepsia en niños influida por la predisposición genética. Este trastorno no es hereditario. Pero quiero matizar que cuando el padre o la madre lo padecen, el niño tiene mayor predisposición.

4. Padecimiento de un daño cerebral. Un daño cerebral que, además, puede desarrollarse en distintas etapas de la vida. Durante el embarazo, en la primera infancia o, incluso, en la vejez. Por ejemplo, enfermos de alzhéimer con un avanzado estado de la enfermedad y un evidente deterioro cognitivo, son más vulnerables ante la posibilidad de sufrir ataques epilépticos.

Tipos de crisis epilépticas

Existen distintos tipos de crisis epilépticas. Pero, para que comprendas la esencia de esta tipología por medio de un lenguaje sencillo, me gustaría concretar que son de carácter generalizado aquellas que afectan a los dos lados del cerebro.

Por el contrario, en una crisis de tipo parcial, el daño no está presente en ambos hemisferios del cerebro, sino que está localizado en un punto específico. Conviene puntualizar que una crisis parcial puede llegar a desarrollarse hasta afectar a todo el cerebro.

6 síntomas de las crisis epilépticas

1. Episodios repetidos, es decir, es preciso que este hecho se dé en más de una ocasión para poder concretar el diagnóstico. Crisis que, en muchos casos, producen el efecto visible y observable de las convulsiones.

2. El paciente experimenta un estado de rigidez corporal.

3. Situación de urgencia. Un estado agudo de crisis requiere de la atención médica inmediata.

4. Una alteración respecto del estado habitual de conciencia.

5. Los episodios de crisis epilépticas no siempre derivan en una pérdida de conciencia. Por ejemplo, a veces, el niño parece quedarse en blanco de forma repentina. Un gesto que puedes asociar con la falta de atención y que, de un modo sutil, visibiliza una patología de mayor gravedad.

6. Movimientos intensos localizados en alguna zona del cuerpo, por ejemplo, brazos y piernas.

Epilepsia infantil: Diagnóstico adecuado

1. Historial clínico. En este punto, el especialista recoge información destacada no solo de la biografía del niño y su entorno próximo desde el punto de vista de otros posibles casos que se hayan dado en la familia. En los datos del historial clínico también se específica la edad del paciente y la frecuencia de los síntomas.

2. Explicación de datos observables. Como he dicho antes, este trastorno no solo implica al propio paciente, sino también, al entorno próximo. Por ello, los padres también pueden ofrecer información valiosa sobre aquellos signos de alarma que han observado en el niño.

3. Por medio de un electroencefalograma, el especialista puede profundizar en la información de la actividad cerebral. Por medio de esta prueba es posible identificar algunas alteraciones.

Recomendaciones generales frente a las crisis

​El tratamiento farmacológico resulta terapéutico para tratar este trastorno, sin embargo, me gustaría recordar que cada caso es diferente. Por tanto, a veces, es necesario tener paciencia para dar con aquel tipo de ayuda que ofrece un remedio más eficaz. En las crisis, una de las opciones de tratamiento para cortarlas es el Buccolam

Como padre o madre, puedes sentir preocupación por este tema, sin embargo, es muy importante que confíes en el desarrollo de la medicina que ha ofrecido grandes resultados en este campo. Si el niño ya asiste al colegio, es importante compartir información sobre el diagnóstico con los tutores del niño para que estén informados del caso. Además, el propio centro debe tener su protocolo de respuesta ante una situación así. Epilepsia infantil no debe ser un tabú.

Me gustaría puntualizar que en la mayoría de los casos, el niño puede lograr objetivos personales, sueños infantiles e ilusiones de vida como cualquier otra persona de esa edad. Este trastorno puede angustiarte cuando te centras en aquello que trasciende a tu control.

Por esta razón, intenta enfocarte en aquello que sí depende de ti, por ejemplo, tener una actitud positiva, mantener una rutina familiar estable y seguir las indicaciones dadas por el especialista en relación con el tratamiento infantil. Epilepsia:

¿Tienes cualquier duda al respecto? Estaré encantado de atenderte.

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.