prematuro tdah

Bebés prematuros y TDAH

5/5 - (83 votos)

En la actualidad, cada vez es más común escuchar en radio, televisión y otros medios de comunicación hablar de prematuridad. Pero, ¿sabemos realmente a qué hacemos alusión cuándo decimos que un bebé es prematuro? En palabras de la Sociedad Española de Neonatología podríamos definir como prematuro a todo aquel recién nacido que no llega a completar las 37 semanas de gestación o edad gestacional.

¿Es simplemente esto?, ¿qué repercusiones puede tener para un bebé nacer antes de tiempo? Cuando hablamos de prematuridad de manera cuasi automática pensamos en las distintas repercusiones físicas que puede acarrear este acontecimiento: dificultades para caminar, incapacidad para mover algún miembro y un largo etcétera.

¿Te has parado a pensar alguna vez en las secuelas cognitivas? Los déficits cognitivos podríamos decir que son los grandes olvidados, ya que éstos en contraposición con los físicos no son visibles a primera vista. Sin embargo, a pesar de esta característica en la mayoría de los casos suelen tener grandes repercusiones tanto en el menor como en la familia. En un gran porcentaje de casos se observan niños con dificultades atencionales, es decir, niños que les cuesta mantener la atención durante periodos prolongados de tiempo. Además de esto también son comunes las dificultades mnésicas y ejecutivas. Atendiendo a lo anterior, podríamos decir que el perfil neuropsicológico de estos niños puede ser muy variado. Por lo tanto, es fundamental realizar una buena evaluación neuropsicológica que nos ayude a detectar tanto los puntos fuertes como débiles. Información que, será crucial en años posteriores cuando, por ejemplo, el niño comience su andadura escolar.

Las dificultades cognitivas pueden incidir de manera directa sobre el rendimiento escolar. En estos casos, si no se realizan las adaptaciones curriculares necesarias podríamos encontrarnos a niños con expectativas truncadas quienes a pesar de sus esfuerzos no llegan alcanzar el rendimiento académico esperado para su grupo normativo. Situación que, a su vez, puede dar lugar a una escasa motivación, así como episodios de estrés y ansiedad ante las tareas escolares.

¿Ocurre esto en todos los casos?

Como hemos comentado más arriba el perfil neuropsicológico de los niños prematuro puede variar de forma sustancial, dependiendo de infinidad de factores, entre ellos, del tipo de prematuridad experimentada. En este sentido, se clasifican los recién nacidos atendiendo al número de semanas de edad gestacional.

  • Prematuros extremos: aquellos niños que nacen antes de las 28 semanas
  • Muy prematuros: incluyen los nacimientos entre las 28 y las 32 semanas y
  • Prematuros moderados o tardíos: refiriéndose a los nacidos entre las 32 y las 37 semanas.

 

¿Por qué hay una mayor predisposición de los prematuros a padecer un TDAH?

Una de las preguntas más repetidas y resonadas a lo largo de los años de investigación es la predisposición que existe en los prematuros a padecer TDAH. Lo primero que debemos tener presente es que, en la actualidad, no podemos señalar una única causa relacionada con la aparición de este cuadro clínico. Entre los diferentes factores relacionados con este Trastorno del Neurodesarrollo, sin duda, debemos hacer alusión al funcionamiento deficitario de distintas regiones cerebrales tales como: el córtex prefrontal (estructura íntimamente ligada al funcionamiento ejecutivo), así como el cuerpo calloso (estructura que establece la conexión entre ambos hemisferios), los ganglios basales (encargados del control de impulsos) y el cíngulo anterior (íntimamente ligado a la gestión emocional). Y son precisamente estas regiones las más susceptibles de padecer daño en los niños prematuros. Por ello y, teniendo en cuenta lo anterior, no es de extrañar que las cifras de niños prematuros con TDAH vayan en aumento.

¿Hay manera de trabajar con ellos desde la atención temprana para tratar de aminorar el impacto que puedan tener en su desarrollo?

Por supuesto. No obstante, previamente antes de realizar cualquier proceso de intervención es necesario llevar a cabo una evaluación exhaustiva del paciente. Proceso que nos permitirá, detectar tanto los puntos fuertes como débiles del evaluador a fin de crear un programa de intervención que se adapte a las verdaderas necesidades y características de estos niños y niñas.

¿Hasta qué edad hay que estar alerta del desarrollo de un prematuro?

Otra de las preguntas que suelen realizarse padres y madres es hasta qué edad deben permanecer alerta en lo que refiere al desarrollo de estos prematuros. En este sentido, cabe destacar que no existe una respuesta única, todo dependerá de las dificultades que presenten los niños y cómo están van evolucionando a lo largo del tiempo. Por lo tanto, no existe una respuesta única a esta pregunta ya que dependerá de múltiples factores.

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Comments

comments

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para solucionar tus dudas

El mejor libro sobre TDAH para padres

Formación On Line en TDAH para padres

Si necesitas más información y quieres resolver tus dudas

Acaba con las fobias y la ansiedad con realidad virtual

Categorías

Estamos en MADRESFERA