omega 3

Niños con TDAH, mayor necesidad de Omega-3

Niños con TDAH, mayor necesidad de Omega-3
2.8 (55%) 4 voto[s]

Los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) han demostrado tener una mayor deficiencia de ácidos grasos Omega-3, a pesar de consumir cantidades similares a los que carecen de la condición, según una reciente investigación llevada a cabo en Taiwán.

Hoy tenemos un invitado de lujo, Mikel García de Misohi nutrición. Nos va a contar algunos datos muy interesantes sobre las necesidades de omega 3 del cerebro de las personas con TDAH.

Importancia de los Omega 3 en los niños

Cada vez son más numerosos los estudios que confirman el papel fundamental de los Omega-3, en especial el DHA (ácido docosahexaenoico), en el funcionamiento normal del cerebro.

El DHA es un componente estructural de las membranas de los fosfolípidos de los tejidos de todo el cuerpo, concentrándose en mayor cantidad en la retina del ojo y el cerebro, concretamente en la membrana neural. Sus niveles tienen un impacto directo en la estructura y función del cerebro y es un ácido graso que participa en el desarrollo normal de la visión.

En la vida del ser humano hay dos periodos esenciales para la adquisición de DHA, durante el desarrollo fetal y después del nacimiento hasta que el desarrollo bioquímico en el cerebro y la retina se han completado totalmente, es por ello que en los dos primeros años de vida el cerebro acumula grandes cantidades de DHA para su correcto desarrollo.

Investigación

En la revista Clinical Psychological Science, investigadores de la Universidad Médica de China aseguran que reclutaron a 21 niños diagnosticados con TDAH, de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, y 21 sin TDAH.

“La ingesta de ácidos grasos Omega-3 y la gravedad de la deficiencia de estos ácidos grasos se registraron mientras se evaluaba el control inhibitorio, la aversión al retraso y el procesamiento temporal de los niños con la Prueba Go/No Go*, Tarea de Tiempo de Reacción Retardada y Tarea de Dedo, respectivamente”, afirmaron.

Resultados

El grupo de TDAH encontró tener más síntomas de deficiencia de ácidos grasos Omega-3 y un rendimiento más pobre en la aversión al retraso y las tareas de procesamiento temporal.

“Los principales hallazgos de nuestro estudio son que el grupo de TDAH tenía mayor severidad de la deficiencia de ácidos grasos Omega-3 que el grupo de niños sin TDAH, teniendo en cuando que no había diferencias en la ingesta de estos ácidos grasos. El otro dato a destacar es que los síntomas de TDAH están correlativamente asociados con la falta de ácidos grasos Omega-3.

Al evaluar por qué los síntomas del TDAH se correlacionaron negativamente con la ingesta de omega-3 y positivamente con la deficiencia de ácidos grasos esenciales, una explicación puede estar en las diferencias metabólicas entre los dos grupos. Así lo explican los investigadores de este reciente estudio. “Una posible explicación de la falta de diferencias en la ingesta de Omega-3 entre dos grupos, pero más síntomas de deficiencia de ácidos grasos esenciales en el grupo de TDAH, puede deberse a las diferencias en el metabolismo de los ácidos grasos poliinsaturados Omega-3 entre los dos grupos”.

Relación positiva

También destacan que “por ejemplo, los niños con TDAH pueden tener una mayor tasa metabólica de Omega-3 o una vía metabólica del ácido graso menos eficiente que el otro grupo, lo que resulta en un menor estado Omega-3 y más presentaciones de síntomas de deficiencia de ácidos grasos Omega-3, a pesar de la ingesta similar de Omega-3 en ambos grupos”.

Añadieron que previamente se ha demostrado que la falta de ácidos grasos Omega-3 tiene una relación positiva con la gravedad del TDAH y la prevención al retraso. “Por lo tanto, la deficiencia de ácidos grasos Omega-3 puede jugar un papel en la manifestación clínica y el rendimiento neurocognitivo de los niños con TDAH”, afirman.

Asimismo, en el estudio se destaca que se cree que alrededor del 7-8% de los niños en Taiwán tienen TDAH. En cuanto a los síntomas especialmente importantes son:

  • Falta de atención.
  • Hiperactividad.
  • Impulsividad.

Problemas sociales

Los niños con esta condición tienden a tener dificultades en las actividades diarias, las interacciones sociales y el rendimiento académico, según señala el estudio. La investigación concluyó que los estudios adicionales sobre la suplementación de Omega-3 ahora eran necesarios. “Se precisarán estudios longitudinales de la suplementación de Omega-3 en niños con TDAH, centrándose en el impacto sobre los síntomas clínicos y los resultados neurocognitivos para apoyar aún más nuestros descubrimientos”, aseguran.

* En psicología las pruebas Go/No Go son usadas para medir la capacidad de los participantes para mantener una atención selectiva y control de respuesta.

Autor:

Mikel García Iturrioz, Director Técnico del herbolario online Misohi Nutrición

Referencias:

Jane-Pei Chen Chang, et al. Delay Aversion, Temporal Processing, and N-3 Fatty Acids Intake in Children With Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder (ADHD). Clinical Psychological Science. November 2016 vol. 4 no. 6 1094-1103.

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.