emociones hijos

Las 5 Claves para cuidar las emociones de los hijos

¿Tienes problemas de comunicación con tu hijo? Déjame que te de las 5 Claves para cuidar las emociones de los hijos para conseguir su felicidad

 

Las emociones se han convertido en las protagonistas de muchos programas y consejos dirigidos a educación familiar. Hay que tener claras las 5 Claves para cuidar las emociones de los hijos

Cada vez aparecen más recursos que nos permiten aprender, formarnos y acercarnos a la educación emocional: artículos, actividades en familia, páginas web, juegos…

Comprender qué son las emociones y por qué hemos de educarnos en ellas es esencial. No solo como padres o madres, sino también como parte de conocernos a nosotros mismos y mejorar en nuestro día a día.

En este artículo te voy a enseñar qué es la educación emocional, así como beneficios y recursos de la misma.

Al final del mismo sabrás algo más sobre la educación emocional y tendrás algunos trucos para empezar a trabajar en casa

Como verás al final del artículo, si tus hijos tienen TDAH o necesitan apoyo en salud mental, sería ideal que pudieseis compartir vuestras dudas con el profesional que trabaja con él. Hay que de adaptar unas pautas que le ayuden a trabajar la educación emocional teniendo en cuenta sus características.

¿Qué es la educación emocional?

La educación emocional es un proceso a través del que:

  • Identificamos las emociones en nosotros mismos y en los demás.
  • Sabemos reconocer las emociones en nosotros mismos y en los demás.
  • Las expresamos de manera asertiva y sabemos canalizarlas.
  • Aprendemos a vivir las emociones sin que éstas nos dominen a nosotros.
  • Somos capaces de saber por qué nos sentimos así y no evitamos sentir esa emoción: encontramos su utilidad en nuestra vida.

Por qué es necesaria la educación emocional

  • La educación emocional, es, en realidad, un proceso que nos ayuda a conocernos un poco más. Algo vital para nuestro desarrollo y nuestra vida en sociedad.
  • Si no comprendemos que cada emoción es importante en nuestra vida y tiene su utilidad (por ejemplo, el “asco” nos hace alejarnos de algún estímulo que puede ser perjudicial), evitamos sentir las emociones que creemos que son negativas.
  • Eliminar el mito de que hay emociones que no debemos sentir nos ayuda a comprender por qué nos sentimos así.
  • Al educar emocionalmente, estás dotando a tus hijos de herramientas para su día a día, que también traerán beneficios en sus relaciones sociales y en su desarrollo (lo podrás ver en el siguiente apartado del artículo).
  • La educación emocional es también un primer paso para comprender a los demás y nos ayuda a desarrollar habilidades como las que veremos a continuación.

Beneficios de educar en las emociones

  • Identificar emociones y comprenderlas nos ayuda a fomentar la empatía.
  • Al saber cómo nos sentimos y por qué, es más sencillo expresar nuestros sentimientos a los demás, algo vital para, además, aprender a ser asertivos y defender nuestros derechos.
  • Nos ayuda a crear un clima de confianza donde no hay reproches si nos sentimos de una forma u otra.
  • Somos capaces de comprender por qué sentimos una emoción y por qué necesitamos sentir esa emoción. Buscar una utilidad a aquello que estamos sintiendo es un paso importante para fluir con ello sin dejar que nos domine: no podemos evitar sentir, ni debemos, pero sí hemos de reconocer lo que sentimos y aprender a cuidarnos.
  • Nos ayuda a estar alerta, tanto en nosotros mismos como en los demás. Aprendemos a reconocer signos que nos ayudan a dedicarnos tiempo.

Recursos sobre educación emocional

  • Para comenzar, es importante utilizar algún juego que nos permita reconocer las emociones. En ese sentido podemos dibujar en un folio cada emoción, ponerle nombre e imitarla con nuestra cara. Esto nos ayudará a identificar emociones.
  • Tras la identificación, vamos a comprenderlas: ¿cuándo me he sentido enfadado? ¿y triste? Podemos pensar en experiencias nuestras y escuchar las de los demás, así trabajaremos la comprensión y empatía.
  • Cuando comprendemos lo que sentimos, podemos trabajar el autocontrol: ¿Qué hice cuando estaba tan enfadado? ¿Actué bien? Tal vez deberíamos reflexionar para ver cómo podemos relajarnos y no dejarnos llevar por una emoción en concreto.
  • Reconocer y comprender las emociones también nos ayuda a trabajar la resolución de problemas: pongamos ejemplos de problemas cotidianos y vamos a ver cómo nos sentiríamos y cómo deberíamos actuar. Sin reprimir lo que sentimos pero sin dejarnos llevar por ello.
  • Crear un clima de confianza en casa donde todos podamos expresar lo que hemos sentido a lo largo del día y por qué, nos puede ayudar a mejorar las relaciones familiares, estrechar lazos y trabajar la educación emocional.

Además de los recursos mencionados, podéis encontrar libros como el Emocionario o películas como Inside Out con los que poder tratar el tema en casa.

Reflexión: no se trata de ser perfectos

  • No se trata de ser perfectos, sino de entender cómo nos sentimos.
  • No hemos de reprimir nuestras emociones. Cuando hablamos de autocontrol nos referimos, por ejemplo, a no dejarnos llevar por la ira cuando la sentimos. Porque sabemos que si nos dejamos llevar por ella podemos hacer daño a los demás.
  • Aun educando nuestras emociones, es normal que a veces nos desbordemos. Somos humanos, y, como hemos dicho, no se trata de ser perfectos ni reprimirnos. Desbordarse es completamente normal.
  • No todo tiene recetas. Hemos de vivir el día a día. No se trata de tener un decálogo de educación emocional que seguir estrictamente, pero sí de intentar aplicar algunos puntos en nuestro día a día.
  • Si tu hijo necesita apoyo en salud mental, habla con los profesionales que trabajan con él para evaluar cómo realizar este trabajo.

Este libro te será de ayuda

En resumen

  • La educación emocional nos ayuda a reconocer emociones.
  • Reconocer las emociones es fundamental para comprenderlas.
  • Es importante no dejarnos llevar por una emoción cuando sabemos que eso puede hacer daño al otro.
  • Es fundamental saber reconocer las emociones en los demás para vivir en sociedad y desarrollar habilidades como la empatía, la asertividad, la expresión de sentimientos y la resolución de problemas.
  • Ante cualquier duda, es necesario hablar con profesionales con los que podamos abordar el tema.

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.