Vivir cerca de espacios verdes mejora la atención de los niños