ojo vago

El ojo vago, ver o no ver, esa es la cuestión

El ojo vago, ver o no ver, esa es la cuestión
Valora este artículo

 

El ojo vago, ver o no ver, esa es la cuestión ¿Què es el ojo vago? ¿Cuáles son sus causas? ¿Tiene solución? Hoy te acerco un tema muy interesante sobre la visión de tu hijo.

Imagino que conoces algún niño que lleva un parche tapando alguno de sus ojos, posiblemente más de una vez te habrás preguntado para qué sirven esos parches. Te voy adelantando algo, el ojo vago es mucho más que un ojo que no ve bien. Como siempre, vamos a empezar por definir algunos conceptos.

Agudeza visual

La agudeza visual de una persona es cuanto ve, y para medirla es necesaria una colaboración por parte del niño o adulto al que estamos valorando. Se utilizan letras, números o imágenes que llamamos optotipos; pueden usarse impresos en cartón, en una caja retroiluminada o proyectados sobre una superficie adecuada.

Existen muchas variedades de optotipos y no todos tienen la misma utilidad ni se usan igual, y aquí empiezan parte de los problemas, es necesario usar un optotipo adecuado a la edad y comprensión del paciente y hay que asegurarse que haya entendido lo que queremos que nos diga.

Cada sistema de optotipo tiene, además, una distancia y unas condiciones de iluminación adecuadas para su uso. Por ejemplo, si uso un proyector de optotipo y tengo demasiada luz ambiental es posible que no consigas ver parte de las imágenes, sobre todo las más pequeñas.

Mi optotipo favorito es el llamado E de Snellen, se usa una letra E colocada en distintas posiciones que deben reconocerse. La mayoría de niños a partir de 4-5 años son capaces de identificar la dirección de las “patitas del tenedor” cómo las llamo, que también tengo en papel para que puedan mostrar si no quieren hablar. Para niños más pequeños suelo usar el optotipo de Pigassou, son dibujos simples en negro, que también tengo en papel para que los más tímidos puedan señalar. Para facilitar el proceso lo mejor es contar con cualquiera de los padres para que coja a los más pequeños en brazos y nos ayude a tapar cada ojo de manera alternante.

Existen formas indirectas de valorar la agudeza visual, como los test de visión preferencial, que nos dan una idea aproximada en bebés o chicos con limitaciones mayores de la comunicación.

Calidad visual

Es importante, no solo, ver mucho sino ver bien. Siempre explico a mis pacientes que realmente no vemos con los ojos, vemos con el cerebro. Las imágenes se forman en la retina y se envían al cortex cerebral occipital (la parte de atrás del cerebro), esto puede ocurrir de manera nítida o borrosa. Un cerebro al que le llegan imágenes borrosas acaba por asumir que son las imágenes normales.

La calidad visual es más difícil de determinar. Existen aparatos sofisticados capaces de medir las anomalías oculares que producen mala calidad visual, son los aberrómetros, que se utilizan en cirugía refractiva (cirugía para eliminar el uso de gafas) pero no son útiles en las consultas oftalmológicas habituales.

Bien, ya podemos entrar en materia para ir conociendo algo más sobre la ambliopía

[sociallocker]

El ojo vago (ambliopía)

La definición clásica de ambliopía dice que es una disminución de la mejor agudeza visual corregida (con gafas) que no se debe a una alteración estructural (cicatriz, catarata) del ojo o la vía visual posterior (nervios ópticos). Si recordáis lo que os dije arriba, viendo el 100% (agudeza visual) también se puede tener ojo vago (calidad visual). En definitiva, en la ambliopía se ve mal aunque se usen gafas.

Causas de ambliopía

La ambliopía aparece cuando durante la infancia el cerebro ha recibido imágenes poco nítidas de un ojo, o de forma más rara de ambos, de manera mantenida. Las causas más habituales son:

  1. Estrabismo u ojo desviado
  2. Defecto de gafa en un solo ojo (anisometropía), o más raro, defectos elevados de ambos ojos
  3. Deprivación visual. Uno de los ojos no recibe imágenes, por ejemplo, por una catarata de nacimiento, una cicatriz en la córnea o situaciones más extrañas que os contaré más abajo.

Es importante que sepas que, en principio, toda causa de ambliopía es reversible si se identifica y se trata a tiempo. De las tres causas que te he nombrado no todas son igual de importantes; la más grave es la ambliopía por deprivación, tenemos mucho menos tiempo para corregir la causa y en bastantes ocasiones hace falta una cirugía para conseguirlo. Si te parece que tu bebé ve más con ojo que con otro, o le notas manchas blanquecinas en la parte oscura del ojo acude pronto al pediatra, es importante identificar si algo va mal.

 

[/sociallocker]

Voy a contarte un poco más de cada una de las causas de ambliopía.

Ambliopía por estrabismo

El estrabismo es la causa más frecuente de ambliopía.

Los estrabismos pueden ser alternantes, el niño desvía alternativamente uno y otro ojo, o no alternantes. El estrabismo no alternante se asocia más frecuentemente a ambliopía, dentro de este grupo, el que más riesgo tiene es la endotropia (ojo torcido hacia dentro)

La ambliopía por estrabismo responde muy bien al tratamiento, habitualmente con gafas y parches. Lo importante es identificar pronto el estrabismo y ser constante con el tratamiento, no debemos permitir que el niño haga “descansos” porque las recaídas son muy frecuentes.

Ambliopía anisométrica

La mayoría de las veces existe un defecto de gafas en ambos ojos, y uno de ellos tiene una mayor graduación que el otro. Los defectos de gafas que causan más ambliopía son la hipermetropía y el astigmatismo, en ellos, el niño ve mal a todas las distancias y por ello su cerebro se adapta a su mundo borroso. En la miopía el niño ve bien de cerca sin gafas, por lo que el cerebro gran parte del tiempo recibe imágenes nítidas que le ayudan a trabajar de forma normal.

La hipermetropía aparece en edades más tempranas, por lo que tiene mayor riesgo que la miopía a la hora de causar ojo vago. El astigmatismo se suele asociar tanto a miopía como a hipermetropía. Un hipermetropía o un astigmatismo bajos (1-2 dioptrías) pueden causar ojo vago, mientras que de miopía se necesitan valores más elevados (3 dioptrías o más).

Los defectos de gafas similares en ambos ojos pueden también causar ojo vago, en este caso bilateral, que es una forma más severa. Para que tu hijo pueda tener ambliopía bilateral hacen falta defectos de gafas más elevados, unas 5 dioptrías en hipermetropía y unas 10 en miopía, o astigmatismo por encima de 2 dioptrías.

Ambliopía por deprivación visual

Esta es la situación menos frecuente pero la más grave. Aparece cuando un niño tiene algo físico en uno de sus ojos que impide que se forme una imagen nítida. Las cataratas congénitas (de nacimiento), las cicatrices en la córnea o la ptosis palpebral (párpado caído) son motivos de ambliopía por deprivación que he visto en mi práctica clínica habitual.

  • Las cicatrices en la córnea pueden aparecer después de un parto instrumental, por lo que los bebés que han necesitado fórceps o espátulas deberían ser inspeccionados por un oftalmólogo o por un pediatra entrenado en valoración ocular.
  • Las cataratas congénitas son poco frecuentes, pero es importante identificarlas precozmente. Muchas veces pueden verse como un reflejo blanquecino en el centro de la pupila, también puede orientar que el bebé cierre uno de sus ojos cuando le da una luz intensa o que parezca incómodo cuando lo recostamos sobre uno de los lados (siempre el mismo) e intente girar la cabeza.
  • Algunos niños nacen con uno o ambos párpados caídos, esto ocurre porque el músculo que los abre no funciona de forma adecuada.. En la mayoría de los niños se espera varios años para corregirlo mediante cirugía, así los resultados estéticos son mejores y el niño es más mayor de cara a la anestesia. Si el párpado tapa la pupila puede aparecer ojo vago, en estos casos no se puede esperar para la intervención.
  • Otras causas más raras son los hemangiomas en los párpados, tumores benignos vasculares e incluso el uso inadecuado de parches. Si habéis leído mi entrada sobre lateralidad cruzada recordareis que os advertía sobre el peligro de algunas “terapias”.

La situación más exótica que me he encontrado como causa de ambliopía es una niña de 8 años con una mancha de nacimiento en la cara, llevaba un largo flequillo para ocultarla que le tapaba el ojo y que le causaba el ojo vago. Para corregirlo, además de recogerse el pelo, necesitó llevar parches en el otro ojo.

Bien, espero que este artículo os haya resultado interesante y pronto os contaré qué podemos hacer si tu hijo tiene ojo vago, ya te voy adelantando que existen más cosas además de los parches y que si tu hijo ya es un adolescentes rebelde también tengo opciones que ofrecerle. Te espero la próxima semana.

 

Artículos relacionados

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Tags:
Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

8683

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de epilepsia, dolor de cabeza o problemas de sueño?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8680

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de maduración y/o desarrollo?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.

8686

¿Necesitas ayuda con tu hijo?

Descubre qué pasa y qué hacer para solucionarlo

¿Tienes problemas de conducta y/o aprendizaje?

*El Neuropediatra te informa que los datos de carácter personal que nos proporcionas rellenando este formulario, serán tratados por Manuel Antonio Fernández, como responsable de la web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas están ubicados en los servidores de Mailchimp, mi proveedor de email marketing, a través de su empresa The Rocket Science Group LLC, ubicada en EEUU y acogida al EU Privacy Shield. Puedes ver la política de privacidad de Mailchimp aquí.

El hecho de no facilitarme los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorias hará que no pueda atender tu solicitud.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad o supresión en [email protected] Puedes consultar la información detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.