Bebés y pantallas

Bebés y Pantallas. Los 5 peligros de pasar demasiado tiempo delante de ellas

¿Sabías que la Organización Mundial de la Salud recomienda evitar el contacto entre Bebés y pantallas electrónicas antes de los dos años? Después de revisar todos los estudios científicos realizados, alertan sobre las consecuencias negativas de su uso y recomiendan limitaciones específicas para cada edad

Vamos a ver los principales riesgos que asocia el uso inadecuado de las pantallas electrónicos de dispositivos de todo tipo como pueden ser móviles, tablets, ordenadores, consolas y similares. 

  • La vista
  • El desarrollo
  • Las relaciones
  • El sedentarismo
  • El sueño

La vista de los niños pequeños y las pantallas

La vista de los niños pequeños y las pantallas

Seguro que en tu infancia escuchaste más de una vez eso famosa frase de “Aléjate del televisor que te come la vista”. Pues no está muy lejos de la realidad esa preocupación que nuestras sabias madres tenían cuando éramos pequeños

Cuando pasamos mucho tiempo delante de una pantalla electrónica, sea del tipo que sea, uno de nuestros sentidos más importantes, la vista, sufre consecuencias que debemos prevenir. 

Los problemas se hacen más evidentes cuanto más cerca estamos de la pantalla. Esto se debe a que la distancia natural para nuestro ojo está alrededor de los 6 metros. A esa distancia, el ojo humano se encuentra en situación de equilibrio y relajado. Para ver cualquier cosa más cerca, tenemos que hacer esfuerzo con la vista

Nuestra visión, y la visión de los niños, depende de los diferentes componentes de los ojos. Los m´s importantes son:

  • La córnea
  • El iris y la pupila
  • El cristalino
  • El humor vitreo 
  • La retina
  • La acomodación y la convergencia

El cristalino es como una lupa que blanda que puede cambiar las dioptrías del ojo. Está preparada para ver de lejos en situaciones normales. Cuando miramos de cerca, necesita abombarse para enfocar bien. Esto hace que tengamos que “forzar la vista” en este tema. 

Además, hay otro tema importante que es la pupila. Lo que se viene llamando el punto negro del ojo. El tamaño de la pupila depende del iris, lo que le da color al ojo. Cuando el iris se contrae, la pupila se abre y deja entrar más luz en el ojo. 

El tercer mecanismo implicado en la visión de cerca es la convergencia. Esto consiste en que para ver de cerca, los ojos deben apuntar al objeto. Cuanto más cerca, más tendremos que forzar la vista para que los dos ojos apunten al centro

El cerebro de los niños y los móviles

Algunos estudios realizados en los últimos años muestran cómo se han desarrollado muchísimo las zonas del cerebro que se encargan de controlar los dedos pulgares de nuestras manos desde que usamos dispositivos electrónicos. 

Esto es un claro ejemplo de la influencia de nuestro día a día en el desarrollo tanto físico como mental de los niños. 

Además de las consecuencias negativas sobre la vista del uso continuado de pantallas a corta distancia, el cerebro de los niños también cambia en función de los estímulos con los que interactúa. Un ejemplo es el que te he puesto sobre los pulgares. También hay otros estudios que analizan cómo cambian otras áreas del cerebro. 

Una de las consecuencias más evidentes del uso de móviles por parte de los niños pequeños  se relaciona con la motricidad fina, la coordinación ojo mano y la percepción espacial. 

Las capacidades que un niño necesita para usar una pantalla con las manos y los dedos son muy diferentes de las que necesita para coger un cubo y encajarlo en un juguete. Debido a ello, es fundamental no dejar de lado ese tipo de actividades y en todo caso combinarlas. 

Las relaciones sociales de los niños y los dispositivos electrónicos

¿Has oído hablar alguna vez del Hikikomori? Aunque sean casos extremos, no son pocos ya los reportajes que se han realizado sobre una hecho espeluznante que se está dando a día de hoy en países como Japón

Se trata de niños que se aíslan de su entorno y se encierran en su habitación para no salir de ahí en años. Hay muchas teorías al respecto y son muy variadas. 

Sin llegar a estos extremos, se ven cada día más casos de niños que se pasan la mayor parte del día conectados a internet. Ya sea con el móvil, la tablet o con la consola, los niños pueden pasar hora desconectados del mundo real mientras juegan con ellos. 

Esto modifica de forma drástica las relaciones sociales de los niños. No salen, no hablan cara a cara, muchas veces no conocen con quien están jugando… Habitualmente se asocian además, conductas violentas a nivel verbal, problemas de convivencia en la familia, aislamiento del resto de los convivientes… Además de las negativas consecuencias a nivel social, también se producen conductas de riesgo

La consecuencia final es un alteración en los patrones sociales que limita e incluso imposibilita conseguir relaciones sociales normalizadas con los niños de la misma edad porque no han aprendido las estrategias correctas. 

El uso de este tipo de dispositivos siempre debe estar controlado y supervisado. 

La obesidad infantil y las consolas

Ni te imaginas cuáles son las cifras de obesidad infantil que hay en España.  La obesidad es uno de los problemas de salud más frecuentes y graves de nuestra sociedad. Tanto es así, que las cifras hace tiempo que superaron el 30% de los niños y la Asociación Española de Pediatría cuenta con un comité específicamente dedicado a este tema.  

El uso cada vez más extendido de las consolas es un factor de riesgo para la obesidad infantil. Cada vez se empiezan a usar a una menor edad, con menor control y durante más horas al día. 

El juego en red ha convertido a las consolas en algo nuevo. Permite tener contacto con otras personas sin salir de casa y de esta forma, la intimidad se reduce hasta límites ínfimos. Puedes tener a cualquier jugando con tu hijo en el salón de tu casa sin saberlo. O peor aún, en su propia habitación sin darte ni cuenta. 

El papel de los padres es muy importante a la hora de controlar estos riesgos. Es fundamental que los padres conozcan los hábitos de sus hijos, los juegos, las amistades y las compañías. De esta forma, podrás evitar que se meta en problemas  

El sueño infantil  y la luz de las pantallas 

¿Dejas que tu hijo duerma con el móvil o lo use antes de dormir? Las luces de las pantallas perjudican mucho a su sueño y el índice de problemas de aprendizaje, estrés y ansiedad, aumenta. La luz de las pantallas y el insomnio se han convertido en una auténtica plaga en los siglos XX y XXI. 

Cuando nuestra retina recibe la luz de las pantallas digitales, entiende que es de día. ¿Por qué? porque emiten una longitud de onda que simula la luz del sol. Sí, aunque tengan el filtro de luz azul que se ha hecho tan famoso en los últimos tiempos

Al recibir esta señal, nuestro cerebro deja de fabricar Melatonina. La melatonina es la sustancia más importante para regular nuestro sueño. Si no la fabricamos o es poca, nos costará quedarnos dormidos o incluso dormir de un tirón. Es lo que se llama insomnio de conciliación o insomnio de fragmentación.

Antes, uno se dormía viendo la televisión porque los aparatos antiguos no tenían este tipo de pantallas. Ahora, este hábito puede llevarte a pasar la noche en vela. 

La mejor recomendación que se puede hacer para mejorar el sueño es olvidarse de cualquier tipo de dispositivo electrónico durante los 30 minutos antes de dormir como mínimo. ¿Tu lo haces?

Recuerda: Bebés y pantallas, mala pareja

La OMS recomienda

  • *Tiempo 0” para los menores de 1 año
  • Menos de 1 horas entre los 1 y 4 años

Y ahora te toca a ti. Dime la verdad ¿Cuánto tiempo pasa tu hijo delante de una pantalla?

¿Te gustaría averiguar por qué tu hijo tiene problemas?

Descubre ahora mis guías gratuitas para despejar tus dudas

Si te ha gustado ¡Compártelo!

Comments

comments

Manuel Antonio Fernández Fernández
[email protected]

Director del Instituto Andaluz de Neurólogia Pediatrica | Ayudo a chicos con problemas neurológicos a desarrollar todo su potencial para alcanzar una vida plena y completamente satisfactoria.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.