Hoy te voy a presentar a una parte importante de mi familia.

Quiero que me conozcas bien y que tengas bien claro quien está detrás de mi consulta y mi web. Estoy yo, una persona de carne y hueso con su familia y todo lo que rodea a cualquiera.

Aunque mi familia no es muy grande, para mí, es la más grande

Mi padre

Mi padre se llama Manuel. Todo el mundo le llama Manolo. Es una gran persona, tiene un enorme corazón y un gran don de gentes.

Ahora lleva varios años jubilado pero siempre ha sido un luchador y un trabajador nato.

Cuando era joven

De joven no vivió una época fácil. Como todos los de su edad. Además se quedó huérfano muy pronto y mi bisabuelo, su padre, era marino mercante. No pasaba mucho tiempo en casa

Es el menor de 4 hermanos. Estuvo en casa al cargo de sus hermanas y hermano hasta que llegó el momento de ponerse a trabajar y empezó en lo mismo que su padre.

Como marino mercante ha viajado por todo el mundo en una época en la que eso era muy poco habitual. Japón, el golfo pérsico… escucharle contar esas historias es apasionante pero le resultó muy duro estar tanto tiempo fuera de casa. No habla mucho sobre ello

En esa época también empezó la relación con mi madre y en cuanto pudo ahorro lo suficiente y se volvió. Estuvo trabajando en diferentes empresas como Hertz (la empresa de alquiler de coches)…

También pasó por montar su propio negocio con una pequeña tienda de alimentación con la ayuda de mi madre. Siempre cuenta lo dificil qeu resultaba tener que estar todo el día pendiente incluyendo los domingos.

De todas formas, saco tiempo y con la ayuda de mi madre se fue preparando unas oposiciones. Es un tío listo, muy listo y claro, las sacó. El problema, tocó irse a Barcelona. Además, mi hermana ya había nacido por aquella época.

Estuvo lejos de casa

Si había llegado a Japón como no iba a ir a Barcelona. Allí estuvo durante unos años hasta que consiguió el traslado a Chiclana. Ya estaba cerca de casa.

Durante todos estos años cuenta como conoció mucha gente y fue haciendo muchos amigos. Doy fe que ha ayudado a mucha gente y que todo el mundo de por aquí le conoce y le aprecia.

Finalmente, consiguió el traslado a San Fernando y pudo empezar a hacer la vida un poco más tranquila. El sueldo de funcionario no da para milagros pero entre él y mi madre los hacían que a mi hermana y a mi no nos faltara de nada.

Aún recuerdo esas mañanas camino del colegio desde casa con mi madre. Este de la foto, es el edificio de mi colegio.

Cuando yo era pequeño, mi padre se llevaba mi mochila al trabajo por la mañana y yo pasaba a recogerla antes de entrar en clase. Así aprovechaba y le daba un beso y un abrazo. Aún ahora al recordarlo se me saltan las lágrimas de emoción. Lo quiero con locura.

Después de aquellos años

Desde entonces y hasta ahora, mi padre es una fuente de sabiduría de la vida para mi.

Su carácter, sus valores, sus principios… con sus cosas buenas y sus cosas malas, me han inspirado y me han ayudado a valorar el esfuerzo y el trabajo. Me han permitido convertirme en quien soy ahora y en quien seré siempre. Una buena persona y un buen hijo.

Ahora, ya jubilado, también ha sufrido sus altibajos, pero sin más obligaciones que cuidar de mi madre como ella cuida de él. Disfruta de sus nietos, de los ratos que pasamos juntos y de pasear por su ciudad saludando a todos los que se encuentra.

Manolo es simplemente, una buena persona, un buen padre un buen marido y un magnífico abuelo.

Mi madre

Mi madre se llama María José o Josefa como más te guste. Muchos la llaman Mari porque la conocen de toda la vida.

Siempre ha sido una mujer muy activa y un tanto mandona.

Durante muchos años hemos vivido en el mismo edificio que mis abuelos maternos. Así que hemos tenido mucho contacto con ellos. Esto ha tenido sus cosas buenas y sus cosas malas, como todo.

Los abuelos

Mis abuelos eran gente de otra época. Mi abuelo era militar. Fue Capitan de intendencia y durante varios años estuvo en la embajada de España en Lisboa.

Mi madre pasó allí muchos años e incluso a la vuelta, seguía yendo a visitar a los amigos de la región.

Yo tengo recuerdo de aquello aún. Había que cruzar el Río en Barco para llegar a Portugal. Llevábamos cosas básicas del día a día porque en Portugal había una economía muy pobre. Les llevábamos ColaCao y cosas difíciles de conseguir allí. Ahora se llega en un rato cruzando el puente.

El Lisboa siempre se portaron muy bien con nosotros. La verdad e s que no se si será por esos recuerdos, pero me gusta mucho ir a Portugal.

Cuando mi madre era joven

Cuando eran novios, mi padre también tenía que ir a Lisboa a ver a mi madre. Y en esos tiempos no era nada fácil lo de viajar.

Por lo que me cuenta mi madre, no le gustaban mucho los estudios. De todas formas, estudio peluquería y montó su peluquería cuando ya estaba casada con mi padre. No se cuantos años estuvo funcionando.

Aún recuerdo el sillón secador que teníamos en casa traído de la peluquería. Era tecnología punta de aquella época. A lo mejor he salido a ella en el interés por innovar. Era parecido a este de la foto.

Siempre han sido un matrimonio bien avenido

Era mi padre el que trabajaba fuera de casa y mi madre la que organizaba la casa. Eso era lo habitual, pero sin ningún machismo. A mi padre siempre le han gustado las labores del hogar y entre ambos lo han hecho todo.

Recuerdo como algo habitual despertarme por la mañana y que ya oliera a comida en casa. Mi madre madrugaba, preparaba las cosas y cuando me llevaba al colegio ya estaba todo listo.

No eran más de las 8 y media y ya lo tenía todo hecho. Sinceramente, no se como lo hacía. Recuerdo con cariño el silbido de las pesas de la olla express…

Ahora y después de unos año con problemas de salud, parece que todo está mejor. Estas navidades han sido mejores que la del año pasado. Ella se encuentra mejor y así todos estamos más contentos. Espero que de aquí en adelante aguante muchos año en un buen estado de salud.

Mi hermana

Mi hermana se llama María Jesús y tiene 6 años más que yo. De pequeño la llamaba Tatá y ahora Marichu. La verdad es que no nos parecemos mucho en nuestro carácter.

Nos llevamos bien pero vivimos en ciudades diferentes y cada uno tiene su familia y sus obligaciones. No la veo tanto como me gustaría.

Al haber tanta diferencia de edad, no hemos compartido aficiones o gustos habitualmente. A pesar de ello, siempre nos hemos cuidado mucho.

Algunas cosas si tenemos en común. Nos gusta el último de la fila y música bastante parecida.

Ahora que lo pienso, poco más tenemos en común sobre gustos, jajaja.

Ella trabaja en una Asesoría porque es Graduado Social. Estudió la licenciatura de relaciones laborales y tuvo una pasada esporádica por la Armada Española. En Cádiz ya se sabe que hay mucha tradición marinera. De hecho, mi cuñado, su marido, es Oficial de Marina.

Ellos dos son los culpables de los dos renacuajos que tengo de sobrinos. Los adoro.

Mis sobrinos

A falta de hijos, por el momento, tengo 2 sobrinos maravillosos. La mayor se llama Adriana y el pequeño se llama Guillermo. Ellos también se llevan unos 6 años de diferencia.

Por cuestiones de trabajo han estado viviendo algunos años fuera pero ya llevan unos pocos en San Fernando.

Pasamos las navidades juntos todos los años. La verdad es que esto de organizar las fiestas es bastante complejo con todo lo que hay que cuadrar pero luego se agradece por los buenos ratos que se pasan juntos. No es facil compartir tiempo con la familia cuando no se vive junto a ellos.

A mis sobrinos y sus padres les tengo mucho, mucho cariño.

Adriana, que nació en 2005 si no me equivoco, ya se ha quedado varios fines de semana en mi casa. Le hemos enseñado varios sitios de Sevilla y la última vez fuimos al Acuario. La verdad es que es precioso y lo pasamos muy bien. Nos gusta pasar tiempo con ella.

Guillermo es aún pequeño pero también llegará el día de traerlo a pasar algún fin de semana en casa. Todavía le cuesta trabajo dormir fuera de casa o pasar un día sin los padres. Todo llegará

En fin, espero que después de estas presentaciones me conozcas un poca más y tengas las cosas más claras sobre mí.

En otra ocasión te presentaré a los que faltan aquí. Son igual de importantes que ellos. Son mi mujer y nuestro gato Ginger

 

Si quieres conocerme aún mejor, puedes ver la página sobre mí.