Nunca quiere dejar el móvil o la consola